Cómo hacer sorbete de naranja

El sorbete de naranja es una bebida muy fácil de preparar que puede ser tanto un postre delicioso de naranja como una opción digestiva más que recomendable. A continuación, comentamos sus características principales y te ofrecemos diversas recetas para que no dudes a la hora de disfrutar de su exquisito sabor a naranja.

¿Cuáles son las ventajas de tomarse un sorbete de naranja?

Serían las siguientes:

– La naranja aporta vitaminas A, B y C, indispensables para gozar de un óptimo estado de salud y, sobre todo, para fortalecer el sistema inmunitario frente a la enfermedad gracias a su contenido en antioxidantes.

– Esta bebida tiene muchas variantes, pero en todas ellas destaca la presencia del hielo lo que la convierte en una opción perfecta para hidratarse correctamente.

– A través de la variedad de recetas existente, hallarás un tipo de sorbete para cada persona. El uso de edulcorantes alternativos convierte su consumo en muy recomendable para niños, personas mayores y diabéticos, entre otros.

– Ayuda a procesar mejor las grasas ingeridas y consigue que el aparato digestivo funcione con mayor efectividad.

como hacer sorbete de naranja
Buen sorbete de naranja

Recetas fáciles de sorbete de naranja

Las que te detallamos a continuación te ayudarán a preparar sorbetes que te posibiliten poner a prueba tus aptitudes como coctelero. 

Sorbete de naranja con frutas

Ingredientes:

  • 2 naranjas.
  • 1 limón.
  • El zumo de una naranja.
  • 125 gramos de azúcar o 60 de estevia.
  • 600 gramos de hielo.
  • Frutas frescas al gusto (preferiblemente piña y melocotón).

Preparación:

1. Pela las naranjas y el limón eliminando totalmente la parte blanca de la cáscara para que no amargue.

2. Corta, en dados de pequeño tamaño, la piña y el melocotón.

3. Introduce todos los ingredientes salvo la fruta en dados, junto al zumo de la naranja, en el vaso de un robot de cocina o en el de una batidora. Muele bien hasta que quede una bebida fácil de tomar.

4. Decora con los daditos de fruta y sirve siempre frío.

Tan fácil como sorprendente. En menos de cinco minutos tendrás un sorbete perfecto que agradará a tus invitados.

Naranjea con NaranjasAmparo

Sorbete de naranja con textura más cremosa

No todos los sorbetes han de parecerse a un granizado. Este es un buen ejemplo que ofrece un resultado espectacular.

Ingredientes:

  • 500 mililitros de zumo de naranja natural.
  • 500 mililitros de agua.
  • 150 gramos de azúcar o un edulcorante al gusto.
  • Cáscara de naranja rallada.
  • Un poco de sal.
  • La clara de tres huevos.

Preparación:

1. Pon a hervir el agua con el azúcar o con el edulcorante deseado. Espera unos 10 minutos para lograr un almíbar. Déjala enfriar.

2. Incorpora el zumo de naranja a la mezcla anterior. Mezcla bien. Guarda el resultado en un recipiente hermético en el congelador.

3. Antes de que se congele del todo, más concretamente cuando empieza a aparecer el hielo, debes incorporar las claras de huevo montadas a punto de nieve con una pizca de sal. Vuelve a mezclar y a conservar en el congelador.

4. Déjalo unos minutos fuera del congelador antes de servirlo. Si está demasiado congelado, vuelve a mover hasta conseguir una textura adecuada.

Este sorbete suele sorprender al tener una textura mucho más espumosa y un sabor muy agradable. Es idóneo como postre.

Sorbete de naranja con textura de helado

Ingredientes:

  • 3 tazas de agua.
  • 150 gramos de azúcar.
  • Tiras de cáscara de naranja rallada.
  • Un vaso y medio de zumo de naranja.
  • 25 mililitros de zumo de limón.

Preparación:

1. Mezcla el agua, reservando media taza, con el azúcar para crear un almíbar que conseguirás llevando a ebullición esta mezcla. Es el momento de añadir las tiras de la cáscara de naranja, baja el fuego y sigue cociendo durante cinco minutos más. Cuela la mezcla y reserva.

2. Añade el zumo de naranja y de limón a la mezcla anterior. Mezcla bien hasta lograr un resultado homogéneo. Congela durante una hora.

3. Comprueba su textura, que ha de ser líquida, y decora al gusto con unas hojas de menta o con la piel de naranja.

Ideas originales con sorbete de naranja

Para aprovechar mejor todas sus propiedades, resulta imprescindible jugar con la textura. Como has comprobado en las recetas anteriores, el punto de frío es siempre el que marca el resultado final. Sin embargo, ¿qué podrías hacer si dejas congelar el sorbete un poco más?

Muchas son las opciones en este caso. Se nos ocurren las siguientes variantes:

Combinar el sorbete con galletas: colocándolo entre dos barquillos y completando esta alternativa con nata montada lograrás conquistar a los comensales más exigentes.

Usarlo de guarnición con carnes magras asadas: la combinación de sabores resulta siempre agradable y, además, respetas la textura de la carne sin tener que usar ningún tipo de salsa.

Convertirlo en el mejor remate posible para un cóctel: introduce el sorbete que prepares en una cubitera y enfría tu combinado aportando un toque distinto y original.

No olvides que la naranja admite complementos como la menta, que intensifica su sabor, el cardamomo o el anís. Encuentra la proporción más adecuada de estos ingredientes para lograr que tu sorbete tenga el sabor que más te gusta. La incorporación de otras frutas de sabores similares puede ayudarte a crear contrastes muy interesantes que pondrán a prueba tu paladar.

Además, hay menús que se convierten en la mejor antesala para disfrutar de un buen sorbete a base de naranja. Un buen ejemplo sería el que comienza con un plato de legumbres y continúa con un pescado al horno con guarnición de verduras.

El sorbete sirve para aumentar la cantidad de jugos gástricos y lograr que tu digestión resulte mucho más ligera y llevadera.

Esperamos haberte dado todas las pistas necesarias tanto para hacer un delicioso sorbete de naranja como para que vayas probando alternativas diversas que han de animarte a convertir esta bebida en una opción irrenunciable como colofón a tus comidas familiares o entre amigos. Apuesta siempre por una naranja de calidad para que cada sorbo sea tan delicioso como te mereces. ¡Buen provecho!

Deja un comentario